Jane Badler y Morena Baccarin. ABC
Cuando la nueva versión de la serie de ciencia ficción V se estrenó, en 2009, los fanáticos de la producción original, emitida entre 1983 y 1985, se preguntaban: ¿Quién será la nueva Diana? Diana era, de hecho, el epítome del mal en aquella serie en la que unos lagartos disfrazados de humanos invadían la Tierra para comerse a sus habitantes. Era ella, una adaptación ficticia del doctor nazi Joseph Mengele, quien manipulaba a los seres humanos para anular su voluntad y quien les sometía a abyectos experimentos anatómicos. Muchos seguidores de aquella antigua serie aún recuerdan el momento en que su mandíbula se abría hasta extremos repulsivos para poder tragarse a un cobaya, entero.

Esa misma Diana volvió a televisión el martes. Al final del estreno del primer episodio de la segunda temporada de la nueva V, la reina de los nuevos visitantes, Anna (Morena Baccarin), desciende a las bodegas de la nave en secreto. De una mugrienta red aparecen unas manos, con uñas pintadas de color rojo sangriento. Luego, un zapato de tacón carmesí se posa en el suelo. Una silueta se dibuja a contra luz y el peinado lo dice todo: es un dramático cardado de los años ochenta. La científica malvada de la serie original ha regresado. Efectivamente, se trata de la actriz Jane Blader, la Diana que ya invadió la Tierra hace tres décadas. "Hola madre", dice Anna.

Esta nueva Diana, sin embargo, ha madurado. Es menos cruel. Y puede ser el instrumento final para la salvación de la tierra. Según ha dicho la actriz a la revista TV Guide: "Anna es más como la Diana antigua, con su inmoralidad, su impetuosidad, su juventud, todas las cualidades que yo tenía como la antigua Diana. Ahora es distinto: yo soy la voz de la razón. Aunque soy igual de poderosa que Anna y sería igual de despiadada si tomara el control, finalmente seré un contrapunto a las opiniones de Anna, alguien que, últimamente, puede tener algún control sobre ella. En realidad mi personaje es un complemento perfecto para el de Anna".

En la serie va a haber una dura guerra entre dos lagartas. Anna tratará de mantener el control de su expedición. Diana intentará coartar sus planes de aniquilar a la humanidad, aliándose con su nieta, la rubia Lisa (Laura Vandervoort), y la Quinta Columna, un grupo secreto de reptiles rebeldes que lucha por la liberación de la Tierra junto con un grupo de seres humanos. "Su hija la ha encerrado en un calabozo", explica Badler. "Así que, por muy buena que sea en esta nueva versión, la venganza es algo que siempre le ronda la cabeza". Quién le hubiera dicho a aquella Diana de los años ochenta, que trató de invadir la Tierra dos veces, que regresaría para salvarla.

DAVID ALANDETE | ELPAIS.com