'Los hombres de Paco' cambia de imagenLa octava temporada de Los hombres de Paco llega el miércoles a las pantallas de Antena 3 con una imagen renovada y nuevos personajes. Seis meses después de la trágica boda entre Pepa y Silvia en la que murieron Quique, Nelson, Montoya y la propia Silvia, los agentes de la comisaría de San Antonio comienzan una nueva era en la "ya nada volverá a ser como antes", según la cadena. La ficción, producida por Globomedia, se convertirá en "un thriller apocalíptico de dimensiones épicas que no perderá su esencia más cómica y disparatada", explica en un comunicado Antena 3.

Los agentes tendrán que recuperarse de las pérdidas de sus compañeros y dar la bienvenida a los nuevos integrantes del equipo: la inspectora Reyes (Goya Toledo, Acusados), el forense Deker (Benjamín Vicuña, Dawson Isla 10) y cuatro becarios: Dani (Marcos García 18), Lis (Patricia Montero, Yo soy Bea), Goyo (Alex Hernández, HKM) y Amaya (Angela Cremonte Cuestión de sexo). Entre las incorporaciones destaca Win-E, un robot capaz de aprender a través de la experiencia, y cuyo adiestramiento le será encargado a Povedilla, que también será el instructor de los becarios.

Los policías veteranos acarrean en los nuevos capítulos algunos de los problemas de la temporada pasada. Pepa, que lleva desaparecida desde el día de su sangrienta boda, está en Italia buscando al culpable de la muerte de Silvia para vengarse. Mientras tanto la amistad de Paco y Mariano está en la cuerda floja y la tensión entre ellos será tan grande que llegarán a plantearse que uno de los dos deberá abandonar la comisaría. Aitor, que vio como su amada Sara eligió a Lucas, está ahora entre dos mujeres, la inspectora Reyes y su hija Lis.

En el capítulo del miércoles, llega a la comisaría un aviso de gotera de sangre. Cuando llegan al lugar, los agentes descubren un cadáver sentado en una silla con el corazón clavado en la mano. Éste será el punto de partida que lleve a Los Hombres de Paco a adentrarse en "un terreno hasta ahora inexplorado por ellos, con muertes misteriosas e inscripciones en latín que tendrán que desvelar para seguir las pistas de la investigación", ha adelantado la cadena. La serie despidió su séptima temporada con casi 4 millones de espectadores y un 17,2% de cuota de pantalla. En Italia, además, se emite una versión , Tutti per Bruno, en Canal 5.

ELPAIS.com