Evangeline Lilly, Kate en Perdidos, durante la rueda de prensa junto a los productores ejecutivos Damon Lindelof y Carlton Cuse. REUTERSLos creadores de Perdidos, que regresará el 2 de febrero a las pantallas para su muy anticipada última temporada, han revelado, durante una rueda de prensa en California, que el final no atará todos los cabos sueltos y que ni siquiera los actores saben cómo terminara esta serie sobre supervivientes en una isla desierta.

"No se responderá a cada una de las preguntas", ha dicho su productor ejecutivo, Carlton Cuse. "Si intentamos responder a cada uno de los interrogantes, sería muy pedante. Con suerte habrá un saludable cóctel de respuestas, misterio, decisiones de personajes y algunas sorpresas".

Cuse y Damon Lindelof, uno de los creadores, han señalado que la nueva temporada comienza de inmediato tras el clímax de la quinta, cuando se detonó una bomba nuclear modificada. Pero aparte de eso -y el regreso de Libby, la psicóloga clínica de la segunda temporada interpretada por Cynthia Watros- nadie dice nada.

De hecho, Lindelof y Cuse han añadido que a pesar de que ellos decidieron hace cinco años cómo terminaría la serie de la ABC, todavía están trabajando en los últimos capítulos. "Desarrollamos la última imagen de la serie hace mucho tiempo, cuando comenzamos a trazar la mitología de la primera temporada", ha sostenido Cuse.

"Muchos temas de los personajes se irán resolviendo mientras avanzamos. Tenemos una percepción sobre dónde vamos a terminar la serie, pero todavía estamos en el proceso de ejecutarlo", ha explicado.

Perdidos, una de las series mas caras de la televisión estadounidense debido a su gran elenco y su base de operaciones en Hawai, ha recibido 58 premios, incluido un Globo de Oro y un Emmy, desde que se estrenó en 2004 y ha cautivado a un ejército de fans en todo el mundo.

Hasta el momento sólo se han grabado siete episodios de la sexta temporada y la mayor parte de los actores ha dicho que desconoce el destino final de sus personajes.

"Hemos tenido mucho tiempo para pensar sobre ello. Por supuesto tenemos la esperanza de que a todo el mundo le encante el final", ha agregado Lindelof. "Pero creo que no sería Perdidos si no hubiera un debate activo entre la gente que lo ve sobre si fue o no un buen final".

REUTERS